3_a_m_3d-248571710-large

De qué va: El film se compone de tres historias escalofriantes. Dos hermanas que son dueñas de una tienda de pelucas son perseguidas por un fantasma femenino cuyo pelo se convierte en una de las pelucas a la venta. Un empleado de la funeraria se enamora de un cadáver femenino que murió junto a su novio en un accidente justo antes de su boda. Dos consejeros de la sociedad a quienes les gusta jugar bromas de miedo en sus empleados finalmente obtienen su merecido cuando se enfrentan a un fantasma real. Tres historias ambientadas a las 3 am, la más espantosa hora de la noche, donde todos los espíritus son libres de vagar. (FILMAFFINITY)

¿Opinión?:  Sean buenas o malas, soy fanático de las antologías de terror cinematográficas. En mi opinión, este tipo de formato es flexible para presentar la creatividad de los directores y guionistas. Claro que, al juntar distintos puntos de vista, la mayoría de estos proyectos resultan pésimos. ¡Qué cosas!

    3 am (2012) es una película tailandesa que pasó desapercibida por muchos amantes del género de horror. Y la verdad, no los culpo… En fin, gracias a Netflix ahora podemos disfrutar este filme que se pasa como agua. Que si los tres cortos están chafas, que si son muy predecibles, que no presentan nada nuevo al género, que si no está al nivel de otros filmes de horror tailandes. Pues sí y no… y además qué.

Con tres cuentitos de horror, 3 am resulta una películita de fantasmas muy divertida. O, al menos, se ve que los directores y actores se divirtieron a lo grande a la hora de hacerla. Como primer plato tenemos un cuentito totalmente fusilado de la mente de Hideo Nakata. Pero calma, este fusil es un aperitivo para recordarnos que los fantasmas orientales son arquetipos que siguen rifando. Seguimos con un relato, a mi gusto, exquisito; tanto por su narración y argumento: una novia fantasma, un oriental demasiado… ahm… tonto y necrofilia. Pero, el plato fuerte es el último corto. Una parodia bien hecha de un cuento de fantasmas. El guion es una preciosura que ya muchos escritores y directores les gustaría realizar.

Ahora vaya a Netflix y fúmese este churraso oriental. Le prometo que no se aburrirá.

Anuncios