sonhar-con-fantasmas

Les contaré algo que me sucedió hoy en el metro de la Ciudad de México. Si fue un fenómeno paranormal o no, lo dejó en duda. En fin, iba yo rumbo a  Chabacano en línea 2 cuando el metro se paró a mitad del túnel; justo entre Zócalo y Pino Suárez.

Después de tardar varios minutos ahí varado y ya cansado de leer, vi, por inercia, mi reflejo en la ventana del metro. Frente de mí vi una silueta con el cabello muy alborotado. Sin más, pensé que era mi propio cabello, así que decidí arreglármelo.

Cuando traté de peinarme noté algo extraño: No se reflejaba ni mi mano ni mi brazo ni tampoco ninguno de mis movimientos… Pensé, de inmediato, que el reflejo no era mío, sino de la persona que se encontraba a mi lado…

El asunto me dio gracia. Así que volteé a mi lado para corroborar que justamente no era mi reflejo… pero vaya sorpresa. La persona que estaba a mi lado era un señor calvo y a su lado estaba otro señor y a su lado de éste un niño. ¿Frente de mí? Una viejita con el cabello corto y a su lado un asiento vacío y a lado del asiento un señor gordo durmiendo…

Con miedo y muy lentamente regresé la mirada a la ventana y ¡vaya!, de nuevo vi la silueta. Seguía ahí quieta y tranquila. Si era mujer u hombre, no me percaté. No se le veía la cara o al menos yo no la vi. Todo en ella era oscuridad y calma… Me asusté y mucho, y justo cuando le iba a preguntar a mi vecino de asiento sobre el suceso, el metro avanzó…

¿Efecto de óptica o suceso paranormal? No sé. Lo que sí sé es que el Metro guarda horrores… horrores profundos que quizá jamás podamos descubrir.

Anuncios