Etiquetas

, , , ,

psicosis libro

Termino de leer Psicosis, de Robert Bloch y no puedo evitar el sentimiento de la emoción y del buen sabor de boca que genera el suspenso bien hecho. Debo confesar que esta novela la tenía pendiente desde hace ya bastante tiempo. Y esto se debía a que de una u otra forma el libro siempre se me escapaba de las manos: O bien lo encontraba a un precio demasiado alto o simplemente no lo encontraba.

En fin, para mi buena suerte, Psicosis llegó en el mejor momento de mi vida. Pues, como algunos de ustedes saben me encuentro en mis estudios de especialización en la literatura de géneros. Así que leer la novela cumbre de Bloch resignificó la concepción del suspenso y del terror, que ya conocía gracias a la película de Alfred Hitchcock, y me abrió un panorama  más centrado a la psicología del asesino y de las psicopatologías que un humano puede desarrollar.

Todos, o mejor dicho algunos, conocemos por cultura general  la adaptación robert blochcinematográfica de Psicosis que hizo  Alfred Hitchcock, -que a decir verdad, no difiere en mucho a la novela-, sin embargo, pocas son las personas que conocen el libro o en el peor de los casos al autor. Robert Bloch antes de escribir Psicosis era ya un autor importante, sin embargo, poco leído. Desde muy joven sus cuentos se ganaron un lugar en el Círculo Lovecraftiano, inclusive escribió junto con Lovecraft  un par de cuentos a modo de juego literario: El vampiro estelar, por parte de Bloch, y El morador de las tinieblas, por parte de Lovecraft.  Si no los han leído corran a hacerlo.

El personaje central de la novela, Norman Bates,  es un claro homenaje al asesino y profanador de tumbas Ed Gein. No obstante, el personaje de Bloch, como en toda recreación literaria, es más rico en contenido; es el plus del escritor de ficción. A decir verdad, la construcción psicológica de Bates es el punto principal de la novela. A Bloch no le interesa detallarnos los asesinatos ni las situaciones agobiantes a las que se enfrentan las víctimas. No. A Bloch le interesa presentarnos con lujo de detalle la mente enferpsychoma de un psicótico así como la atmosfera inquietante en la que se desenvuelve.

Si bien, la imagen más impactante que nos heredó Hitchcock es el asesinato de Mary Craine, escena sublime por cierto, el horror en Psicosis no recae en el gore ni la violencia visual, sino en los elementos que parecieran ser cotidianos en nosotros mismos: la mente, el hogar y la culpa. Con estos tres elementos Bloch nos demuestra que el verdadero monstruo no es el que se mueve en el terreno de la fantasía, sino el que habita en cada uno de nosotros.

Psiscosis, de Robert Bloch. Origen, Planeta, 1985. Traducción de Carlos Paytuv

Anuncios