Etiquetas

, , ,

vhsVi la película VHS y sólo me queda decir tres cosas: 1) me mareó terriblemente; 2)  no terminé de verla y 3) me sentí decepcionado. En inicio la película se me hizo aburrida y sosa. La historia principal, y eje narrativo de la cinta, es muy malo: un grupo de delincuentes, que graban sus pendejadas para venderlas por internet o por videotape (encueran a mujeres en zonas públicas, destrozan cosas, etc.), son contratados  −sin explicar por qué o por quién−  para entrar a una casa supuestamente deshabitada y robar una cinta VHS que contiene las imágenes más horribles que se pueden grabar.

Ya embarcados en enigmas y situaciones narrativas sin resolver, los protagonistas deciden filmar su allanamiento. Yo me pregunto por qué motivo o razón. ¿A caso para darle más realismo a la película o sólo para convenceros de que es una película de horror grabada a cámara en mano? En fin, el videotape que en un principio debió de ser de fácil reconocimiento se convierte en una biblioteca de cintas amateurs y, siendo predecibles, terroríficas. Los delincuentes sin hacer caso al cadáver del supuesto dueño de la casa y por ende de las cintas se sientan ¿uno a uno? a ver las videos que encuentran para dar con la supuesta cinta del millón.

No puedo abundar más en la historia principal de la película ya que, como mencioné, no terminé de verla. No obstante, la intención de VHS se nota desde su sinopsis: presentar una antología de cortometrajes de horror, que van desde el género slasher hasta las gosth stories. Se oye bastante bien, ¿no? Para mi desgracia sólo pude ver las dos primeras historias.

kezi-vhs

La historia del primer videotape, Amateur Night, me pareció muy buena; el diseño y construcción de la chica vampiro me gustó bastante y por qué no decirlo me excitó. Por otra parte, el segundo cortometraje o videotape, Second Honeymoon, me aburrió tremendamente y fue el parteaguas que me motivó a quitar la película. Confieso: me encontraba muy mareado debido al abuso de las tomas a cámara mano y estaba ya decepcionado de la película a la que le traía muchas ganas. Y es que unir historias independientes, con argumentos que se leen buenísimos, a una cinta en común no es tarea fácil; lo entiendo.

Para ser sincero, esperaba ver historias de horror bien contadas y disfrutables, no obstante, la filmación de la película, en mi opinión, echó a perder toda la narración de los cortometrajes y más que disfrutarlos terminé aborreciéndolos. Si bien, considero al género mockumentary, o falso documental, como una alternativa excelente para contar historias de horror (véase The Blair Witch Project, Rec, The fourth kind o la actual As above so below) VHS fracasa debido al exceso de tomas “tan realistas” que más que generarnos una atmósfera de claustrofobia y horror psicológico, nos provoca unas náuseas tremendas y un verdadero dolor de cabeza. Además de una duda que no dejará en paz al espectador: ¿Quién chingados filma así de horrible?

Espero darle una segunda oportunidad al filme, ya que las historias que componen a VHS se oyen bastantes sólidas y representan un guiño a cada subgénero del horror. Aclaro, no dudo de la frescura de las ideas de los directores y la propuesta que nos brinda esta película de bajo presupuesto.

VHS (2012), 116 minutos.

Dirección: Adam Wingard, David Bruckner, Ti West, Glenn McQuaid, Joe Swanberg, Radio Silence.

Guión: Simon Barrett, David Bruckner, Nicholas Tecosky, Ti West, Glenn McQuaid, Matt Bettinelli-Olpin, Tyler Gillett, Justin Martinez, Chad Villella

Anuncios